En este momento estás viendo Transformando un grupo de individuos en un Dream Team

Transformando un grupo de individuos en un Dream Team

Transformando  un grupo de individuos en un Dream Team

¿Y eso cómo se hace? Pues… solo puedo contaros mi experiencia:

En el momento que decido dedicarme al Coaching con caballos no tengo caballos, o sea, no tengo individuos para formar ningún equipo

Si algo tenía claro es que quería tener mis propios animales para poder desarrollar esta profesión de la forma en que yo la concibo

En un principio pensé comprar caballos: sanos, fuertes, domados y en unas condiciones óptimas, sin embargo la vida me llevó a adoptar, ni uno, ni dos, ni tres, sino 6!: 3 machos y 3 hembras, los peques de año y medio hasta Brisa de 30; caballos maltratados, abandonados y por suerte rescatados por la Protectra de caballos ADE; les adopté y a día de hoy están recuperados de traumas, miedos y bloqueos

Al igual que los humanos como indica la Pirámide de Maslow, hasta no tener cubiertas las necesidades fisiológicas y de seguridad, no pudimos pasar a las siguientes: afiliación, reconocimiento y autorrealización, ni ellos, ni yo

Empecé a trabajar con 5 potros asalvajados y una yegua resabiada que no dejaba ni que la tocase. ¿Os suena de algo?

La clave de ser hoy en día más que un equipo de alto rendimiento, un Dream Team, estoy convencida que ha sido el hacerme cargo personalmente de ellos y de sus necesidades, tanto a nivel colectivo como a nivel individual

Empecé por formarme y aprender sobre caballos, con distintas personas y escuelas para tener una visión amplia y decidir qué hacer y cómo hacerlo

Como caballos que son necesitan espacio, el espacio suficiente para caminar, trotar o galopar, revolcarse, saltar, subir y bajar montañas…, y eso lo tienen, viven en plena naturaleza, al aire libre, en un terreno amplio con prado y bosque

Como caballos que son necesitan vivir en manada, son animales muy sociables y su supervivencia depende de ello, y eso, también lo tienen, son una manada de 6 que a la vez está rodeada por otras manadas

Como caballos que son, en la naturaleza comen entre 16 y 18 horas al día y caminan entre 40 y 50 km., por lo que les esparzo las diferentes hierbas por todo el terreno, así tienen comida las 24 horas del día y caminan varios kilómetros de un lado a otro como harían en estado salvaje

Como caballos que son, necesitan una serie de cuidados básicos diarios, mensuales y anuales, y eso también lo tienen: cada día les cepillo, cuido sus cascos ya que van descalzos (sin herrar), les llevo de paseo con el ramal (sin montar ya que no están domados para monta), tienen cubierta las distintas necesidades veterinarias además de cuidar la parte emocional mediante sesiones de terapia cráneo-sacral o reiki. Solo se dedican a ser caballos y al Coaching

Antes de llegar a Aura su conducta era una, al trasladarlos a lo que es ahora su hogar empezaron a cambiar cosas, la manada comenzó a modificar comportamientos, roles y por supuesto actitudes

Darles las condiciones mínimas e imprescindibles que necesitan para ser les transformó

Mi objetivo principal era  y es que ellos sean felices, y está claro que para yo poder proporcionales todo lo que necesitan tenemos que trabajar, en nuestro caso haciendo Coaching con Caballos, teniendo que cumplir unos objetivos mínimos de facturación, como en cualquier negocio, empresa u organización

¿Cómo hacer que unos caballos rescatados del maltrato y el abandono decidan colaborar en este proyecto?, no hablamos el mismo idioma, no somos de la misma especie …

Aunque para algunos pueda sonar un poco cursi, con Amor: Me he equivocado mil veces y seguramente me quedan cien mil veces más de errores pero ¿sabéis qué?, me hacen saber que me he equivocado y seguidamente me lo perdonan;  y lo hacen solo porque sienten que les amo profundamente. Siempre reconozco si me he equivocado

Cada día llego y saludo a cada uno para saber cómo están, al igual que nosotros tienen días buenos y otros no tanto, les pongo comida, limpio el terreno y os aseguro que hay mucho que limpiar, e intento dedicar tiempo a cada uno de forma individual

Paciencia: Hasta hace pocos años he sido una persona muy impaciente, pero con ellos….o eres paciente o eres paciente, no concibo otra opción. Es impresionante lo que se consigue dando al otro el espacio y el tiempo que necesita para hacer algo

Libertad de decisión: He aprendido a recibir un no por respuesta, con lo frustrante y decepcionante que es en más de una ocasión; ahora bien, el resultado final es espectacular, os lo aseguro

Cada uno de ellos tiene su carácter, su personalidad, su ritmo, cosas que les gustan, cosas que les molestan, sus límites y limitaciones … y es muy importante conocerlos y respetarlos. Proporcionándoles ayuda en el momento que lo precisan

Confianza: Me he ganado su confianza a pulso y ellos la mía, día a día, sin prisa pero sin pausa. Opino que sin confianza no existe nada, sea con caballos, sea con personas

Confío al 500% en mi equipo: tienen una visión periférica y panorámica por lo que ven más que yo, sienten las emociones de las personas hasta límites donde yo no puedo llegar, escuchan hasta 20 km. de distancia por lo que oyen más que yo, tienen un olfato mucho más desarrollado que el mío, corren más que yo, tienen más fuerza que yo y así puedo seguir y seguir

Comunicación: El 97% de nuestra comunicación es no verbal, así que con ellos me comunico con expresión corporal, intencionalidad y emocionalidad, igual que hacemos con todos los seres vivos de este planeta sin ser muy conscientes de ello

Tengo mi sitio en la manada; algunos horsemanship dirían que soy la líder de la manada, yo me considero parte de la manada, y en cada momento lidera quien tiene que liderar, en ocasiones soy yo, en otras no

Para mí, mi equipo es el mejor del mundo, les quiero, les admiro y estoy dispuesta a aprender de ell@s día tras día

Ahora te ruego que imagines que en vez de caballos son personas …………………………Y te preguntes si les estás dando estas oportunidades

Karin

Deja una respuesta