Sesiones en pareja

Sesiones en pareja

Las personas aprendemos, crecemos, maduramos y cambiamos; de la misma forma que lo hace la pareja

Esto ocurre según unas etapas muy definidas, y conocer estas etapas aporta seguridad y tranquilidad a la hora de abordar los conflictos que puedan surgir

En la etapa del enamoramiento la relación está llena de emociones intensas, fuertes deseos, pasión, fantasía, creatividad; el querer sorprender al otro… Al estar en una nube se evitan discusiones y encuentro no deseados. Estamos en el descubrir al otro

En la segunda etapa, el enamoramiento da paso al conocimiento, conocer profundamente al otro, llegando a descubrir las diferencias entre ambos; la idealización abre la puerta a la realidad

Tras el período de conocimiento llega la convivencia, el centrarse en un proyecto en común. Se decide compartir, entrando en la rutina, responsabilidades, cargas, así como con el apoyo, entendimiento, afecto, respeto…. En esta etapa pueden surgir conflictos y ser necesaria la búsqueda de acuerdos y negociaciones

Tras pasar por este período de compartirlo todo, llega la necesidad de volver a la individualidad, al hacer cosas por separado, al reencontrarnos con nosotros mismos nuevamente: autoafirmarnos en quién somos

Esto también puede llevar a discusiones, malos entendidos, etc,etc

Una vez se llega a este punto, la pareja sigue profundizando en su relación, madurando y creciendo, tomando nuevas decisiones y aflorando nuevamente la ilusión y el entusiasmo ante el seguir construyendo juntos

Finalmente, si la pareja se ha ido adaptando a los cambios y los baches se consolida y si no se rompe

En esta etapa se cuestionan valores personales, intereses… siendo un buen momento para el reencuentro entre ambos para seguir construyendo y teniendo proyectos en común

A lo largo de estos años han venido distintas parejas, cada una en una etapa distinta, y ha sido precioso poder verlas, sentirlas y acompañarlas en esos momentos

Las sesiones junto a la manada se tornan extremadamente enriquecedoras, llenas de amor y ternura. Los caballos ven más allá del enfado, más allá de la tristeza, más allá de la vergüenza, pudiendo reflectar lo que realmente hay detrás de cada conflicto o de cada desacuerdo, dando la oportunidad a comprender, a ver, a sentir

Las sesiones entre la manada abre nuevas posibilidades, nueva perspectiva y sobre todo nos acompañan para poder conocer al otro más profundamente, más allá de las etiquetas que le pusimos hace años, más allá de los juicios, inseguridades y miedos

Sesiones reveladoras, auténticas, útiles, prácticas, y sobre todo, amorosas

Deja una respuesta